Lights Out no es Rocky, no es The Wrestler… ni lo pretende


Hoy, escritoconK inaugura sección: Premiere. En esta sección comentaremos los pilotos y estrenos de ciertas series que hayan cautivado mi atención. Y para estrenar sección he elegido un drama de FX, Lights Out. Es una serie que narra, o eso parece por el piloto, la vida y la posible vuelta al boxeo de Patrick “Lights” Leary, un luchador que llegó a ser campeón del mundo de los pesos pesados durante nueve meses y que perdió el título en un combate polémico que, por obra y gracia de su mujer, también supuso su retirada de los cuadriláteros.

La narración nos traslada a cinco años después de esta decisión en un momento en el que los problemas económicos acosan al protagonista. El argumento de inicio es muy parecido al que pudimos ver en Rocky IV, pero con una gran salvedad (a parte de que no hay ruso creaviudas) que es que esto es una serie y puede dar para mucho más.  A toda esta situación se une el estado de salud del protagonsita, que tras tantos combates su cabeza ha quedado tocada y recibe la noticia de que es posible que unos años, pueden ser pocos o pueden ser muchos, tenga alzheimer y que en cualquier caso en poco tiempo perderá facultades.

Es esa la pequeña diferencia que hace que Lights Outs no sea Rocky, no sea The Wrestler… es Breaking Bad con guantes y músculos. El conflicto es el mismo (en la serie de AMC, Walter White es un profesor de química al que le detectan un cáncer y decide cocinar meta-anfetamina para dejar dinero a su familia tras su muerte) ya que aquí, Leary recibe una oferta millonaria por una luchar contra el campeón, el mismo que le robó el título cinco años atrás… y es que Leary siemrpe ha sido el campeón moral de esa contienda y nuestro villano particular quiere callar bocas.

Por el momento, Leary ha rechazado el combate, pero todo parece indicar que es su destino ineludible… Su otra opción es convertirse en un matón, de lo que ya hemos visto muestras en este piloto. Aquí, es donde hemos podido presenciar uno de los elementos más notables de este episodio: El montaje. Recordando a algún capítulo de Los Soprano en la manera de contar los sucesos violentos, en flashback de manera contundente, llamativa y que te sumerge en lo que significa esos actos para el protagonista. Para ello, usa elipsis para saltarse esos momentos, que luego la serie recoge para un momento más adecuado… sólo por ello el episodio ya merece ser visto.

La familia

Pero, no toda la serie está centrada, aunque si en gran parte, en la vida deportiva del protagonista. Una buena parte del piloto lo ocupa su familia. Podríamos dividirla en dos: La que él ha creado, con su mujer, una médico que ha llegado a serlo gracias al apoyo de su esposo, y tres hijas, dos adolescentes y una niña. Durante, el primer episodio ya hay un primer enfrentamiento generacional con una de las hijas adolescentes… de momento, ha sido poco más que un desahogo cómico.

Por el otro lado familiar, la preestablecida, está su padre y antiguo entrenador, que sigue entrenando en el gimnasio familiar y que se siente culpable por no haber dejado que su hijo fuera por el K.O. en su último combate. Además, cuenta también con su hermano, un ex-luchador, que fue a la escuela de negocios con el dinero de su hermano y que lleva, de manera al parecer un tanto chapucera, las inversiones familiares… pero la relación que más me ha llamado la atención es la complicidad con su sobrino y la escena en la que el pequeño le pide que le enseñe a luchar.

10 millones por un combate… ¿Qué podemos esperar?

Tras solo haber visto el piloto, es difícil pronosticar nada… Lo fácil es aventurarse a predecir un combate por el título en el último capítulo de la temporada. No es una predicción descabellada, pero todo dependerá del ritmo que Justin Zackham, su creador y showrunner, haya decidido darle. Por ejemplo, en Breaking Bad no hay saltos temporales entre temporadas por lo que en las tres temporadas que lleva apenas han pasado un año desde el inicio de la narración.

Si esto sucede, el combate por el título podría tardar en llegar más de una temporada o no… Es difícil saberlo, de todas formas, la serie plantea una narración basada en el mundo pugilístico, pero sin vivir de él. Esto es que posiblemente no veremos demasiados combates, aunque por las promos parece que alguno habrá, y si muchos entrenamientos y relaciones que tiene que ver con el ring, pero no os esperéis un Friday Night Lights con un partido cada uno o dos capítulos.

En definitva, es pronto para juzgar la serie, pero todo apunta que será un baluarte de FX que sigue apostando por una ficción de calidad y distinta. Lights Out, a falta de que el resto de la temporada lo confirme, parece su tercer acierto consecutivo (Después de Son of Anarchy y Justified).

Anuncios

One Response to Lights Out no es Rocky, no es The Wrestler… ni lo pretende

  1. Pingback: Estrellas Invitadas (LXVIII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: