Mis cinco… cancelaciones de esta temporada


Hace algún tiempo el territorio cable era seguro. Un lugar donde explotar ideas y productos que en las cadenas en abierto no se podía por ausencia de audiencia. Pero, el crecimiento de este tipo de canales ha hecho que la audiencia preocupe y mucho, y eso provoca que productos de gran calidad se queden en una o dos temporadas al no encontrar los suficientes seguidores. Estos es mi top 5 de cancelaciones de cable de esta temporada.

QUINTO PUESTO

Terriers. FX asesinó uno de sus estrenos antes de salir el piloto. Con una promoción que nos mostraba la típica serie de detectives con dos colegas muy colegas hicieron que poca gente tuviera gana de verla y que mucha de sus espectadores iniciales se encotraran un producto mucho menos simplón de lo que se esperaban. Lo cierto es que sus audiencias nunca fueron buenas y poco pudo hacer el canal… a parte de una buena campaña de promoción.

En internet hubo varios llamamientos de sus fans para salvarla y muchos rezaron porque DirecTv (otrora salvadora de Friday Night Lights y Damages) se ocupara de la serie, pero no consiguieron atraer la atención de un mayor público ni de la crítica, aunque ahora la hayan designado como una de las cancelaciones más tristes de la presente temporada.

CUARTO PUESTO

Caprica. Tras el éxito de público, crítica y universo freak de Galláctica, estrella de combate, SyFy quiso mantener el universo y convertir a uno de sus productos estrellas en saga. El primer intento fue llevarnos al origen del problema, la creación de Cylons. Caprica no es un producto de ciencia ficción al uso, sino que era algo distinto, mucho más adulto y que utilizaba los avances tecnológicos como un elemento más de la trama y no como un mero divertimento.

La serie tiene una ambientación futurista pero con muchos toques de los años 20 estadounidenses, con un toque añadido de trama religiosa (muy al estilo de la que ya se pudo ver en su serie madre) y existencialismo por todos lados. La serie adolecía de cierta falta de ritmo y eso hizo que muchos de sus posibles espectadores dejaran la serie tras los primeros episodios, no ayudó demasiado el parón que hizo la cadena a mitad de temporada para levantar estas audiencias… Una pena porque podía haber sido algo más que un simple serie de ciencia ficción.

TERCER PUESTO

Rubicon. Es sin duda la gran sensación de esta temporada, por muchas razones. La primera temática: Es una serie de espías sin tiros, saltos de azoteas y gadgets supermodernos. El realto se centra en esos analistas que encerrados en un despacho se dedican a descifrar códigos y a elaborar estrategias para comunicarse con los aliados. La segunda que a pesar de sus bajos datos de audiencia (bajos incluso para AMC que nunca ha pedido a sus productos que obtengan grandes datos si son de calidad) y la tercera por su cancelación. La cancelación que ha producido una marea en la blogosfera que la ha elevado al Olimpo de la grandes series.

Para mi, no lo es. Es una gran idea, pero demasiado lenta. De hecho, ya comente que me parecía el paradigma de la falta de ritmo. Lo cierto es que calidad no le falta, que la temática es interesante y que puede llegarte a engancharte tras 9 0 10 episodios… Pero, es normal que una cadena no pueda permitirse que una serie se quede con unos datos paupérrimos a pesar de tener un grupo de seguidores muy fiel (aunque pequeño). Una serie, en mi opinión, debe entretener y Rubicon sólo lo hace tras unas cuantas horas de aburrimiento de manual… A pesar de ello (y sé que muchos críticos la situarían la primera en esta lista) es una triste cancelación por su originalidad y por su potencial.

 

SEGUNDO PUESTO

Stargate Universe. Heredera de la saga de ciencia ficción televisiva más importante (en cuanto a números) de los últimos años. Stargate regresó el año pasado con una apuesta distinta que se deshacía en parte de la aventura de la original (Stargate SG-1) y del costumbrismo de su hermana mayor (Stargate Atlantis) dando un tono más oscuro y más realista, dentro de que es un relato de ciencia ficción, a sus personajes y tramas.

Lo que para mi ha sido el mejor producto de la saga y que podía haber llevado a ésta a un nuevo horizonte, ha decepcionado a muchos de sus seguidores más fieles que querían más de los mismo. Esto ha provocado que tras dos temporadas Sy Fy haya decidido dar carpetazo a esta nueva aventura de Stargate y quedarse por primera vez en muchos años sin una serie de esta saga en su parrilla. Además, ha coincidido con la cancelación de la serie Cáprica, con lo cual su programación ha girado completamente dejando de lado a la ciencia ficción más pura. ¿Volverá Stargate con una cuarta serie o la saga habrá muerto tras tantos años dando guerra? El tiempo lo dirá, esperemos que éste no haya sido su cenit ni su epitafio.

PRIMER PUESTO

Lights out. Si me he decidido a hacer este “ranking” ha sido porque FX ha decidido cancelar esta serie. Hace tiempo definí a Lights Outs como la heredera natural de Friday Night Lights y al final, nos hemos quedado sin las dos. Las audiencias no han acompañado a este relato de un boxeador retirado que decide volver a los rings para recuperar su título y de paso solucionar los problemas económicos que su alto tren de vida le han provocado. La serie recoge el espíritu de los grandes clásicos del boxeo cinematográfico y estira el tiempo para darle más importancia al camino.

Este estiramiento es posible que haya sido el problema por el que las audiencias han decidido no acompañarle. FX es una cadena muy centrada en el público masculino en el que las series con un alto componente de acción (The Shield, Son of Anarchy o Justified)  han triunfado y triunfan entre sus espectadores. Lights Out a pesar de que pueda parecer por su argumento que cumple estas expectativas es más un drama familiar, un drama personal con ciertos toques violentos, pero no al nivel de su predecesoras. Es una lástima porque en otra cadena, con un público menos focalizado, podría haber sido un bombazo.

Anuncios

Mis cinco de… sustitutos para Friday Night Lights


Está feo sustituir cosas queridas por otras. Es como las mascotas. Yo lo sé, pero, en el mundo seriéfilo o televisivo la suerte que tenemos es que siempre podemos volver a disfrutar de nuestras series… pero el mundo catódico sigue avanzando y por ello, en estas líneas buscaremos sustitutos para llenar ese huequito que nos ha dejado la marcha de Friday Night Lights.

QUINTO PUESTO

Ahora o nunca. Hay pocas series con contenido deportivo en la televisión actual y mucho menos que no sean comedias. Por ello, Ahora o Nunca es una rara avis. La serie trata de un gimnasio en una pequeña ciudad americana dedicado por completo a la gimnasia artística. Las protagonistas son unas jóvenes atletas que dedican sus cortas vidas para llegar a ser olímpicas. El Rock, el gimnasio donde se desarrolla la historia es un centro de élite donde se entrenan algunas de las grandes promesas americanas.

La serie es mucho más adolescente y blanca que Friday Night Lights, pero tiene ese toque emocionante de las competiciones deportivas y algunas tramas, sobre todo las centradas en el deporte, son muy interesantes y hasta épicas. Por el resto, es un relato al uso de adolescentes hormonados con el impedimento del deporte para dar rienda suelta a sus instintos.

CUARTO PUESTO

Blue Mountain State. Es la hermana gamberra de FNL. La serie de Spike Tv, emitida por MTV en España, narra el día a día de un potente equipo universitario de Fútbol Americano, pero lo hace desde la perspectiva del Quaterback suplente, un talentoso jugador al que no le interesa ser titular. Alex Moran, que así se llama el prota, sólo quiere estar en el equipo para gozar de los privilegios en fiestas y ligar gracias a su posición de poder.

BMS es la versión footbolera de American Pie. Las tramas alocadas muchas veces no se relacionan directamente con el deporte, pero siempre acaba por volver al campo. De todas formas, de vez en cuando intenta aportar algo de la épica deportiva, aunque en muy pequeñas dosis. Descaro y desvergüenza en cantidades industriales y un poquito de balón ovalado para aderezar esta comedia de lo más gamberra.

TERCER PUESTO

Son of Anarchy. Aunque, en calidad para mi Son of Anarchy siempre estaría luchando por el primer puesto, en este caso para mi sería la tercera opción para sustituir a Friday Night Lights. Son of Anarchy nos cuenta  la historia, calificada por todo dios como Shakesperiana, de un grupo de moteros que llevan este nombre. Los SAMCRO (siglas del club) se dedican a la venta de armas mientras intentan mantener limpio su pueblo y controlar el negocio en toda su zona.

Y me preguntaréis… ¿Qué tienen que ver unos moteros duros con unos tipos que juegan con una pelotita? El desarrollo de personajes siempre tridimensionales, las relaciones adultas más basadas en los silencios que en las palabras y los dramas, en este caso violentos, muchas veces son excusas al igual que el fútbol en FNL, para algo más grande e interesante. De todas formas, Son of Anarchy es un acierto seguro aunque no sea la sustituta ideal para la serie.

SEGUNDO PUESTO

Parenthood. Puede parecer una serie familiar más, pero no lo es. Jason Katims, uno de los responsables de Friday Night Lights, es el  showrunner de esta serie que es una adaptación, la segunda, de una película de 1989. Esta producción que cuenta con un plantel encabezado por el maginífico Peter Krausse, la eterna chica Gimore, Lauren Graham y el carismático Dax Sheppard es mucho más que un mero entretenimiento familiar.

La serie nos acerca a los Braveman una gran familia (abuelos, varias parejas de padres y múltiples nietos). Con esta cantidad de personajes la serie es capaz de abordar un multitud de temas que van desde el autismo infantil, la adolescencia, la vida en pareja y temas mucho más pequeños. Lo mejor de la serie es la herencia en los diálogos de FNL. En su intensidad, en su fuerza y en su capacidad para sorprender. Los clímax son tremendamente emocionantes y sin duda es la heredera más directa de nuestra querida Fridays Night Lights. La serie goza de los mejores adolescentes que se han visto en la televisión en los últimos tiempos.

PRIMER PUESTO

Lights Out. Llevar Lights en el título era premonitorio. Uno de los mejores estrenos de esta temporada ha conseguido marcar un estilo propio en pocos capítulos y a la vez dejar ese regusto a la calles de Dillon que engancha. La serie narra la vida de un boxeador retirado con grandes problemas económicos. Esto provoca un gran drama en su familia ante la posibilidad de Patrick Leary tenga que volver a los cuadriláteros para salir de esta mala racha.

Este drama familiar recuerda por momentos a los Taylor y sus conversaciones con miradas. La señora Leary no es una cualquiera y es capaz de tumbar con su personalidad a un peso pesado y eso sin necesidad de gritarle. Las hijas contrapuestas aportan la adolescencia madura de Dillon y la vida del gimnasio y el universo pugilístico un nuevo mundo, en gran medida para el espectador, por descubrir y en el que emocionarnos. A la serie tal vez le falte algo de acción, pero cuando la tiene derrocha buen hacer y bastante emoción. La gran sustituta, sin duda.

En definitva, encontrar una sustituta para esta gran serie no va a ser fácil y lo ideal es repartir los elementos que tantos nos gustaban en varios productos… De todas formas, como hemos visto, tiene dignas sucesoras.

Mis cinco de… nuevos policiacos


Coincidiendo con el estreno de The Chicago Code, la nueva serie policíaca de  Shawn Ryan, autor de la fantástica e insustituible The Shield, he decidido hacer mi ranking de los nuevas series policíacas, es decir, toda serie de policías que se haya estrenado esta temporada (incluyendo el verano) hasta el pasado lunes 7 de febrero para no juzgar la serie de Ryan con tan solo un episodio. He dejado fuera los spin-off, ya que los considero una continuación o expansión de la serie madre.

QUINTO PUESTO:

Hawaii Cinco-0. Orci y Kurtzman traían de vuelta esta serie de acción tras muchos años de olvido y emprendían la difícil tarea de hacer un remake que no cayera en la parodia fácil o en la adaptación calcada (aunque la distancia temporal la hacía casi imposible) sino que han sabido coger los elementos originales y crear una historia fuerte y actual. Su elenco es un gran actrativo y sobre todo la química que hay entre sus protagonistas.

La serie narra las vivencias desde su nacimiento de una unidad especial creada por la Gobernadora del estado isleño con derecho a todo mientras detengan a los malos. De momento, ese derecho a todo no ha sido más que una manera de justificar las poco ortodoxas tácticas, pero ¿veremos de nuevo policías que se atreven a cruzar la línea a lo The Shield en esta serie de acción? No nos engañemos, la serie tiene pinta de ser un mero entretenimiento basado en la acción y la descarga de adrenalina en la caza de malos variados, pero aún así, de una gran calidad.

The Good Guys. Empatado en el quinto puesto con la anterior, otro tipo de remake. Un remake de todo el macarrismo ochentero mezclado con la demacrada actualidad. Está protagonizada por el gran Bradley Whitford (Studio 60, El ala oeste) y Colin Hanks (King Kong), en los papeles de Dan Stark una vieja gloria policial de los 80 que sigue atascado en sus viejos métodos y sus viejos méritos y Jack Baley, un prometedor inspector castigado con el abuelete, hasta que se da cuenta que más que un castigo su compañero es una bendición.

La serie está creada por Matt Nix (Último Aviso) del que reconozco que me encanta su estilo gamberro y desenfadado de afrontar la acción y la manera de construir sus personajes tan carsimáticos. La serie no busca los argumentos retorcidos y los casos difíciles de resolver sino casos llamativos más por el montaje viendo el final y luego retrocediendo y haciendo  todo tipo de avances y retrocesos en el tiempo… Vale, viendo la serie lo que digo tiene sentido. Es una serie con mucho ritmo y divertida a lo Jungla de Cristal o Arma letal.

CUARTO PUESTO:

Detroit 1-8-7. De esta serie siempre quedará el “lo que pudo ser”. La idea original era crear un falso documental sobre el trabajo del departamento de homicidios  de la policía de Detroit. El piloto levantó las iras del departamento real y las quejas de la ciudad hicieron que se tuvieran que echar atrás y cambiar el estilo de la serie volviéndolo un producto mucho más vulgar.

En su haber tiene a favor las fantásticas actuaciones, encabezadas por el ex-soprano Michael Imperioli, una narración sucia bastante oscura y una construcción de personajes que aunque clásica es interesante. En su debe unos casos bastante anodinos que siempre buscan implicar a los policías personalmente, lo que hubieran funcionado mucho mejor con el estilo documental.

TERCER PUESTO:

Rookie Blue. El género policial le debe toda la innovación que le ha llevado a lo que es ahora a Canción Triste de Hill Street (Hill Street Blues) y cuando una nueva serie vuelve a los orígenes del género es muy apreciable y digno de admiración. Rookie Blue nos devuelve al género más puro en el que las vidas de los policías y su trabajo se mezclan y entremezclan y hace que los acabemos conociendo como a compañeros de oficina.

Rookie Blue fue calificada como la Anatomia de Grey de los policías… se nota que no todo el mundo ha visto Canción Triste. La única diferencia con esta es que la serie se aborda desde el punto de vista de los novatos que entran en una de las mejores comisarias de la ciudad y se abordan los casos y relaciones desde el punto de vista de los recién llegados. Si llevan a cabo una renovación periódica de personajes (un estilo a lo Skins) con nuevos novatos convertirán una serie muy decente en algo muy diferente, muy grande.

SEGUNDO PUESTO:

Sherlock. La visión modernizada del clásico de Doyle abordada por Moffat y compañía debió ser la elegida para llevar a cabo la película y la franquicia de Downey Jr. que es bastante más anodina que la serie que tratamos. En la versión de Moffat, Holmes es un detective privado que colabora como asesor con la policía y Scotland Yard, enorgolluciéndose de ser el único asesor profesional de este tipo en el mundo. La serie tiene una estructura bastante particular de 3 capítulos autoconclusivos de hora y media de duración cada uno.

En estas tres minipelículas, vemos a Sherlock en el presente acompañado por Watson un ex-médico militar herido en Irak. Los casos recrean el sabor de los de Doyle e incita al espectador a buscar el culpable y a resolver los puzzles, todo un logro en lo audiovisual. Además, el gran carisma de los protagonistas y una química digna de estudio crean un entramado atractivo y elevan a esta serie como una de las grandes revelaciones de la temporada. No es una mera adaptación, es una puesta a punto del clásico en lo que Moffat ya se está convirtiendo en un experto tras su Jekyll.

PRIMER PUESTO:

Luther. A la hora de realizar esta lista, no tenía muy claro los puestos, salvo el primero. Luther debía ser el primero y es que el drama de la BBC es lo mejor que se ha hecho en este género en los últimos años. Narra las vivencias y los casos de John Luther un detective del departamento de casos especiales de la ciudad de Londres. Luther, interpretado por Idris Elba, tiene un acentuado sentido de la justicia y bajo el tormento que supone para él los casos inconclusos está dispuesto a cualquier cosa para resolver los crímenes.

Además, el tormento de Luther pasa factura a su vida personal provocando que caiga en un abismo oscuro cuando su mujer se distancia de él. Esta serie es la heredera, o por lo menos ha recibido una gran carga genética, de The Shield y su sofismo moral. Si quieres disfrutar de un drama  de altura, en la que el bien y el mal está rodeados de grises y que además goza de guiones magníficos y actores únicos, esta es tu serie. Imprescindible.

Mis cinco de… Metatelevisión


Y esta semana estamos de estrenos y vamos con una nueva sección: Mis cinco de… Y como el título es muy de serie española, se puede adivinar perfectamente de que va: De mis rankings. En principio, y salvo excepciones, serán rankings específicos (nada de Mis cinco de… la década) y para inaugurarlo que mejor que la metatelevisión, tratándose este de un blog televisivo y en una semana en la Rick Grevais ha puesto patas arribas los Globos de Oro y Ángel Martín fue más famoso, por un día, que Johnny Depp (siendo el 4 tema más twitteado) en el mundo entero con su abandono de Sé lo que hicisteis. Empezamos con el ranking:

QUINTO PUESTO:

Episodes. La nueva producción de Showtime con sólo un par de episodios se ha colado en esta lista de las mejores series sobre televisión y es que David Crane ha conseguido imbuirnos en el cartón piedra de una network hollywoodiense con una comedia que no requiere de gags elaborados para hacernos reír y que con el tiempo puede tomar dos caminos bien distintos: Una comedia con sustancia y que sirva para algo más que reír o un divertimento paródico al más puro Rockefeller Plaza.

En cualquier caso Episodes y Crane, tienen varios méritos evidentes, entre los que destaca el críticar su propio entorno sin caer en la autocomplacencia y en gran parte esto se debe al personaje Matt Leblanc que se atreve a convertirse en el niño mimado de una network de la que no conocemos el nombre y jugar de nuevo al juego de ilusionismo entre la realidad y la ficción. Es muy valiente y muy poco habitual, que el actor más reconocido y gancho de la serie casi ni aparezca en el piloto y su presencia aumente levemente en el segundo episodio. Una muestra de paciencia y buen hacer para crear una historia coherente. Posiblemente, en unos cuantos episodios subiría puestos en la lista.

CUARTO PUESTO:

Grosse Pointe.  Su creador Darren Star tuvo una década de los 90 de dulce tras crear Melrosse Place, Sensación de Vivir y era el niño mimado de Hollywood con su Sexo en Nueva York… Así que decidió utilizar todo lo que había visto en sus experiencias con series juveniles para crear una parodia de ellas. Grosse Pointe trata de una serie adolescente con hermanos gemelos malignos, resurrecciones y todo ese tipo de cosas.

Además, está compuesta por un equipo de actores, en los que se centra sobre todo la serie, de lo más particular entre los que podemos reconocer a varias estrellas, o por lo menos su imagen pública, que trabajaron con Star. Es una parodia que pecó de inocente y de demasiado estrafalaria para que la crítica o el relato tuviera tintes realistas. Un divertido intento que se quedó en 17 episodios.

TERCER PUESTO:

Sports Night. Todos tenemos nuestros orígenes y esta serie lo es de Aaron Sorkin, recientemente premiado con un Globo de Oro por su guión de La Red Social. Sport Night narra el día a día de un programa deportivo de una pequeña cadena de cable. En ella, podemos ver a caras famosas como Felicity Huffman (Mujeres Desesperadas), Peter Krausse (A dos metros bajo tierra, Parenthood), Josh Charles (En terapia, In Good Wife) o Joshua Malina (El Ala Oeste de la Casablanca, Triunfadores) y los primeros pasos de Sorkin hacia su estilo inconfundible de diálogos rápidos y en movimiento.

Mención especial merecen los dos primeros episodios que a pesar de ser una sit-com, un tanto arriesgada, consiguen emocionar con sus respectivos finales. La serie duró dos temporadas en la ABC y tras su cancelación Showtime y HBO hicieron varias ofertas para que Sorkin la continuara. En su lugar, él decidió embarcarse en la aventura de El Ala Oeste de la Casa Blanca en la NBC. Sport Night es una serie muy recomendable para los amantes del deporte y de la buena televisión.

SEGUNDO PUESTO

Rockefeller Plaza (30 Rock).  Junto con Modern Family y Cómo conocí a vuestra madre es la sit-com estructuralmente más arriesgada de la televisión actual. Los repetidos premios a Tina Fey (protagonista y creadora de la serie) y a Alec Baldwin acreditan su calidad y sus cinco temporadas son la demostración de que no siempre la calidad está peleada con las audiencias.

Rockefeller Plaza narra en clave de comedia la vida de un programa humorístico de la NBC y las locuras que sus integrantes, ya sean guionistas o actores, llevan a cabo en su vida cotidiana. A veces se aleja del mundo televisivo para centrarse más en las vidas personales de sus personajes, pero nunca pierde de vista el mundo catódico. Una comedia que sigue evolucionando y que no se estanca como demuestra el atrevimiento de realizar un episodio en directo en esta última temporada. Si empiezas a verla no podrás dejarla.

PRIMER PUESTO

Studio 60. Pocas series consiguen el cartel de míticas con tan solo una temporada, esta serie no debió ser una de ellas. La cancelación por parte de la NBC en plena crisis, supuso el final de una serie que critíca y eleva a la vez al mundo televisivo. Aaron Sorkin creó un relato sobre un programa de sketches al estilo Saturday Night Live en el que se explicaban los entresijos del mundo audiovisual y nos sumerje de lleno en el otro lado de la pantalla.

No sólo es un documento sobre lo catódico sobresaliente sino que es una historia llena de personajes memorables y una narración audiovisual al alcance de muy pocos. 22 capítulos en los que Mathew Perry y Bradley Whitford harán que nos enamoremos, que suframos, que nos riamos. Televisión de altos vuelos para hablar de televisión. Sino la has visto todavía tienes suerte, te espera una visita obligada para los amantes de este mundillo.

A parte de las cinco series citadas, El Show de Larry David (Curb Your Enthusiasm) merece una mención de honor. No la he incluido en la lista porque trata la televisión de manera anecdótica, pero podía haber ocupado uno de los primeros puestos en cuanto a calidad.

A %d blogueros les gusta esto: