Las series de cable no son de prime-time


Contradiciendo que las series de cable son una buena opción a la hora de programar el prime-time en España, creo que por sus características de concepción están mejor situadas en otras franjas donde su evolución será más estable.

Siempre que se habla de maltrato de las series extranjeras por parte de las cadenas, se suele recurrir a Cuatro y su programación de productos como Dexter, Mad Men o True Blood. Todas ellas series con gran impacto en su país de origen, grandes críticas y buenas audiencias han sido relegadas normalmente al late night tras la oferta principal de la cadena. Es cierto que son horas extrañas para ver la televisión y que mucha menos gente disfruta de ellas por esta razón… pero también lo es, que seguramente en el prime-time no darían la talla.

Los resultados de The Walking Dead y Spartacus son espejismos, no nos engañemos. No cualquier serie de cable puede funcionar en el horario estelar. Tanto los zombies como los gladiadores tratan temáticas normalmente ajenas a la televisión, han recibido una campaña de promoción brutal y han tenido suerte de tener una programación que las cuide y proteja. Pero lo cierto es que posiblemente si The Walking Dead hubiera durado más de seis capítulos (tres noches a doble episodio) sus audiencias hubieran empezado a desgastarse.

Esto se debe a que normalmente las series de cable apuestan por una trama horizontal, que salpicada por tramas episódicas, ocupa la mayor parte del capítulo. Por lo tanto, si te pierdes uno de los episodios corres el riesgo de perder el hilo del relato. ¿Y cómo consiguen paliar esta pérdida de audiencia sus canales de origen? Son canales de cable y utilizan el multipase y canales secundarios para facilitar que el espectador que se ha perdido un capítulo en el horario estelar, pueda reengancharse.

Otra opción, es lo que hacía ese rara avis que fue El Internado. La serie de Globomedia tenía un previo bastante largo en el que se recordaba al espectador la evolución de las tramas hasta el principio del capítulo y de paso ocupaba más tiempo, lo que el canal agradece siempre. No es el único producto de Antena 3 que lo hace… Doctor Mateo es conocida por sus largos resumenes en los que puedes enterarte de todo lo sucedido desde el principio de los tiempos.

¿Es esto una solución? Puede, de todas formas, ambas series sufrieron o sufren un gran desgaste en las audiencias. Las historias en continuidad son más dadas a este fenómeno que un procedimental (El Mentalista, Castle o CSI) porque en las series de un caso por capítulo no es necesario ver todos los episodios para engancharte a uno que te encuentres en medio de un zappeo. La prueba es que Spartacus ha sufrido un considerable bajón en las audiencias con el regreso de El Mentalista a La Sexta.

¿Y el éxito de Downton Abbey? No está claro que sea un éxito. En España siempre lanzamos las campanas al vuelo cuando un estreno consigue datos aceptables. ¿Recuerdan Ángel o Demonio? Tras su primera emisión con unos grandes datos Telecinco se apresuró a anunciar su renovación por otra temporada. Ante la Downton marcó un 9%. El efecto estreno es un gran aliciente para el espectador que siempre busca que le sorprendan, pero habrá que esperar para medir el desgaste de la serie inglesa.

¿Y si esto es así, porque las cadenas compran series de cable? En general, las series extranjeras son productos que no son excesivamente caros y además, suelen comprarse en paquetes en los que se incluyen series con varias temporadas a cuestas, terminadas o simplemente menos atractivas para la emisión en abierto que alguna de las compradas. Por ello, normalmente cuando se anuncia alguna gran adquisición viene acompañado de unos cuantos productos más. Antena 3 ha comprado también el remake de Arriba y abajo que no ha despertado demasiado interés ni en su país de origen, pero posiblemente sería una condición para hacerse con Downton Abbey (la serie más cara de la tele inglesa).

En conclusión, la calidad de las series de cable o simplemente el gusto de tener una historia en continuidad, es un placer que se ha extendido gracias a internet que facilita el seguimiento de estos productos, pero lo cierto es que son series de difícil programación debido a la dificultad añadida de que la audiencia no se pierda en la evolución de sus tramas.

A %d blogueros les gusta esto: