OT ha muerto, ¡viva OT!


OT ha muerto, ¡viva OT!

Yo no he podido ni ver la final, me moría de pena. Y no por todos esos modelazos rockeros con corsé de Maya Hansen incluidos, que ya no va a lucir más Pilar Rubio,  no, me muero de pena por todos esos sueños rotos.

Me imagino a esas chicas con esas voces prodigiosas, con esas caras bonitas, metidas en la cama con su pijama de Hello Kitty, llorando a mares. “¿Cómo ha podido pasarme esto a mí? ¡A mí, que la música es mi vida!”

Porque no sé si os habréis fijado, queridos lectores, pero esto es una cosa recurrente en los casting de los talent shows: La música es su vida. O bien el baile es su vida. O lo que sea que se enseñe en el reality.  Todos esos jovencitos con problemas psicológicos sin duda, buscando el reconocimiento con su arte.

Si yo fuese jurado de un casting, lo llevarían crudo: “Así que la música es tu vida, ¿no? ¿Cuántos años de conservatorio dices que has hecho? ¿Ninguno? Ya me parecía. Y llevas tatuada una clave de sol… ¿Te imaginas a un premio Nobel de física tatuándose una ecuación en la muñeca? Háztelo mirar.”

Porque yo creo que la gente sobreactúa, a mí me encanta la ropa y no me tatúo el logotipo de Louis Vutton, ¿qué necesidad?

Esa gente que va al casting con su madre, con su padre, con su abuela. Y por supuesto que la productora se asegura de sacarlos en el video: ¿Cómo ha bailado su hija? Fenomenal, claro. Yo a mi madre también le parezco más guapa y más estilosa que Olivia Palermo. Mi pobre amiga Nati se parte de risa cuando se lo cuento: “Belenchu, ¿tú Olivia Palermo? Pues no te falta a ti Nueva York ni nada.”

Pues las madres de los castings, igual. Y claro, los chavales lloran y suplican al jurado que los coja, dicen que no les van a decepcionar, que lo van a dar todo, el cien, el ciento uno, no, ¡el doscientos por cien! Como mínimo. Y tú coges el mando y dices: Eso ya lo he visto. Y así es.

El precio de la vanidad, decían. Porque al final, eso es lo que terminan pagando los chavales mal asesorados que se presentan a los talent shows. Porque sin duda, debe de ser muy guay que la gente te pare por la calle y te diga lo bien que cantas o bailas, que las niñas lleven tus fotos en sus carpetas. Mucho más que pasarse la vida estudiando música o baile en conservatorios, sufriendo, madrugando. Pasando las horas muertas componiendo canciones, pasarse las semanas ensayando en locales de mala muerte del extrarradio y los fines de semana en furgonetas y pensiones, dando conciertos por todo el país. Eso es de bohemios, de gente con pelo largo y gafas de sol.

¿Cómo ellos, tan monos, tan cool y tan divinos van a hacer eso? Mucho mejor es jugar al karaoke delante de toda España para que admiren tu talento. Así, sí. Pero seamos serios, ya todos sabemos cuántos triunfadores salen de cada edición. Cuántas voces prodigiosas se quedan por el camino.

Yo personalmente, ya estaba un poco harta. Me gustan los realities y me gustaban OT  y Fama porque eran como un Gran Hermano pero con gente más joven y talentosa. Gente que realmente invertía su tiempo en mejorar en algo, pero no dejaba de ser un reality y quería verlos dormir, verlos lavarse los dientes, verlos enrollarse entre sí y hacerse super amigos. Si luego encima bailaban y cantaban bien, para qué queremos más.

Pero ver a una horda de chavales cantando canciones que ni me van ni me vienen con esas voces tan limpias y esas coreografías y ese sentimentalismo exagerado… Como que no. Si no voy a conciertos, ¿por qué iba a querer verlos por la tele?

Además, ahora viene Gran Hermano, el reencuentro a consolarnos por la pérdida, que es otro formato que me parece una genialidad. Lo que nunca me ha gustado es que compitan por parejas, yo pondría a reencontrarse a todos con todos, gente que viene resabiada del concurso, que sabe lo que hay, y me sentaría a esperar lo que realmente mola de los realities: Que la gente fornique. Porque para ver a gente discutiendo ya tenemos De buena ley y ya es lo suficientemente insoportable por sí mismo.

Yo de momento voy a ir a comprar palomitas de cultivo ecológico y helado de chocolate sin azúcar añadido para la noche de la primera gala. Y esta vez me ahorraré los momentos lacrimógenos con la abuelita de turno, porque para El reencuentro, por suerte o por desgracia, no hacen castings.

¡Yo la veía! Bueno a veces… bueno, sólo fue una vez


– Érase una vez que se era un país muy, muy, pero que muy lejano donde la cultura era adorada, los cantos de trovadores eran repetidos en tabernas y mercados y los poetas eran aplaudidos a cada paso.

– Me parece un país aburrido, pero seguro que a la gente aburrida, digo mayor, les encantaba…

– Pues no lo sé… porque no es el país donde transcurre la historia. La nación donde sucedía todo esto era todo lo contrario y como a ti todo aquello les parecía aburrido…

– Papá, ahora me siento mal… pobres poetas…. en tus relatos nunca nadie les quiere…

– Pues también es verdad… A la gente de ese país no tan lejano le pasó lo mismo: Se sintió mal cuando la cultura fue desplazada a urnas opacas, cuando los cantos de trovadores servían para envolver pescado y limpiar licores arramados…

– ¿Y por qué?

– Porque en el fondo todos saben de lo necesario que es todo ello, pero muchas veces es más sencillo escuchar cantos de sirena que tristes reales canciones, es más fácil observar a bufones y enanos patizambos que seguir las vicisitudes de reinos, reyes y los devenires de nuestras propias vidas.

– ¿Había enanos patizambos? ¿Qué un patizambo?

– Señores con la dignidad torcida. Pero, no era este el principal problema…

– ¿Había un oscuro hechicero que les iba a matar a todos?

– No, en ese país no necesitaban de hechiceros… ya se fastidiaban solos… El principal problema radicaba en la hipocresía de sus ojos y bocas…

– ¿Un ojo puede ser hipócrita?

– Y tanto que pueden… Pueden ver una cosa y hacer como que miran a otra… y si encima le sumas labios procaces tienes muchas mentiras contadas.

– ¿Y que mentiras eran?

– ¡Yo lo veía! Bueno, a veces… bueno, lo vi una vez…

– ¿De que me hablas, papá?

– De las noticias hijo, de las noticias…

– ¿Y qué ha pasado?

– Resultado deportivo: CNN y GH han empatado.

El Gran Hermano ya no te vigila


Ha sido una buena semana. Y van unas cuantas de alegrías continuas al ver que Gran Hermano considera un éxito el no arcercase ni a Cuéntame, ni a Águila Roja. Y es que parece que el filón de la telerrealidad se agota, o por lo menos, el de ese programa que a todos nos encantó en su primera edición, pero que once ediciones después a la mayoría nos asquea. Esta semana casi alcanzaron un 20% contra el casi 25%  de ‘Cuéntame como pasó’. Estos resultados tienen trampa porque Gran Hermano dura bastante más y se enfrenta a repeticiones o a la nada absoluta por lo que su share sube… Pero, vamos que ni así huelen a la Primera. Creo que lo que están planenado hacer para el próximo jueves es un Gran Hermano 24 horas y el viernes veremos este títular en su web: “¡Diez millones de espectadores ven Gran Hermano, Cuéntame sólo la mitad!”

Otro curioso ardiz de la cadena de Fuencarral, es la promo que se sacaron para seguir pareciendo líderes: “Somos líderes de las privadas”… Parece que a alguno le ha salido mal lo de la pública sin anuncios y que ahora se dan cuenta de que La1 empieza a tener ciertos tintes BBC y el miedo ha hecho que pongan a trabajar a los marketing, yo les aconsejo que sería mejor que contrataran unos cuantos guionistas. Y es que la cadena amiga es una experta en hacer cosas extrañas cuando tiene miedo y sino sólo hay que ver su programación de los miércoles contra Hispania, que parece Médico de Familia en sus mejores momentos. Como se siga cargando programas, van a tener que poner el Show De Jorge Javier… que algo así como el Show de Truman pero en casposo… ¿Nunca habéis soñado con ver como Jorge se lava los dientes? Yo sí… y aún lloro por las noches… Y es que ni el fútbol les funciona. Esta semana, tanto Hispania, como Comando Actualidad tumbaron al Sevilla-Borussia Dormunt de  la Europa League.

Para terminar con el repaso sobre Telecinco… También, esta semana han anunciado la publicación de un libro sobre la gestación del fenómeno televisivo: Gran Hermano. Lo voy a resumir, que creo que a ellos se les ha olvidado: Lo crearon en Holanda… A parte de eso… Nos cuentan cosas curiosas. La que más me ha llamado la atención es que el ojo del logo es de Paula Vázquez. Y yo me pregunto… así, porque me gusta preguntarme, ¿qué habra hecho esta mujer para que Vasile la odie tanto? Algo muy bueno, sin dudas… Y es que, con su anunciada retirada de Fama, Telecinco ha conseguido que esta presentadora nos caiga bien a muchos para los que nos era indiferente.  Es la magia del equipo de marketing de Telecinco… Consiguen un 20%, son líderes y resucitan presentadores…

Para cambiar de tema… Vamos con vertele.com que cumplen 10 años. ¡Felicidades compañeros! Para celebrarlo estrenaron apariencia nueva, a la que todavía no me he acostumbrado, pero que me parece mucho más moderna. Un acierto, que creo que en cuanto le cojamos el gusto… bueno, y en cuanto vuelva a funcionar todo, será de agradecer. Lo que más me llamó la atención de este aniversario fue el especial “Si no estás en vertele no existes“… Vamos a ver, sois un gran portal de televisión… uno de los mejores de España… lo cierto es que con Formulatv.com y tutele.net los únicos profesionales… Con esto quiero decir, que parece mentira lo pronto que se olvida la humildad, cuando hace diez años no eráis nada (tranquilos yo hace diez años seguía jugando con mi Power Rangers) y ahora ya os consideraís indispensables… No sé. Nunca he entendido este tipo de cosas. Porque, para que nos entadamos, las personas que piensan lo mismo no necistan refuerzo y las que no lo piensan les vais a caer mal… ¿Qué necesidad hay?

Lo más curioso del artículo es que le preguntan a presentadores que piensan del portal… Vamos a ver, compañeros… Es normal que os respondan cosas bonitas, que vosotros podéis darles mucha mala prensa (al fin y al cabo, son un portal de telelvisión muy importante). Es como si Rajoy se meteriera con Interconomía… ¿Quién iba a hablar bien de él? Y es que hay que reconocer que en este país, con uno de los consumos televisivos más altos de europa y en el que la televisión constituye una gran parte de nuestro entrenimiento, los periódicos, radios y la propia televisión hablan poco de las noticias de este ámbito… Sólo hay que ver que en muchos periódicos la sección se llama Tv y gente… Vamos a ver… es como si hiceras una sección que se llamara Política y calculadoras…

Para terminar, al otro lado del charco el Canal SyFy ha cancelado Stargate: Universe, y es la segunda cancelación del canal que antiguamente se dedicaba sólo a la ciencia ficción, de un producto perteneciente a una saga mítica de este género. El primero fue Cáprica. Ambas, series no eran el colmo de la rápidez pero aportaban un toque adulto, tal vez demasiado, a un género muchas veces maltratado. Lo peor, es como lo han hecho: tarde y mal… Con los diez capítulos restantes de la serie rodados y sin posibilidad de darle un cierre digno… Para que vean, que la capacidad de maltratar al espectador, sobre todo cuando son pocos, no es exclusiva de nuestras fronteras.

A %d blogueros les gusta esto: