Mis cinco… cancelaciones de esta temporada


Hace algún tiempo el territorio cable era seguro. Un lugar donde explotar ideas y productos que en las cadenas en abierto no se podía por ausencia de audiencia. Pero, el crecimiento de este tipo de canales ha hecho que la audiencia preocupe y mucho, y eso provoca que productos de gran calidad se queden en una o dos temporadas al no encontrar los suficientes seguidores. Estos es mi top 5 de cancelaciones de cable de esta temporada.

QUINTO PUESTO

Terriers. FX asesinó uno de sus estrenos antes de salir el piloto. Con una promoción que nos mostraba la típica serie de detectives con dos colegas muy colegas hicieron que poca gente tuviera gana de verla y que mucha de sus espectadores iniciales se encotraran un producto mucho menos simplón de lo que se esperaban. Lo cierto es que sus audiencias nunca fueron buenas y poco pudo hacer el canal… a parte de una buena campaña de promoción.

En internet hubo varios llamamientos de sus fans para salvarla y muchos rezaron porque DirecTv (otrora salvadora de Friday Night Lights y Damages) se ocupara de la serie, pero no consiguieron atraer la atención de un mayor público ni de la crítica, aunque ahora la hayan designado como una de las cancelaciones más tristes de la presente temporada.

CUARTO PUESTO

Caprica. Tras el éxito de público, crítica y universo freak de Galláctica, estrella de combate, SyFy quiso mantener el universo y convertir a uno de sus productos estrellas en saga. El primer intento fue llevarnos al origen del problema, la creación de Cylons. Caprica no es un producto de ciencia ficción al uso, sino que era algo distinto, mucho más adulto y que utilizaba los avances tecnológicos como un elemento más de la trama y no como un mero divertimento.

La serie tiene una ambientación futurista pero con muchos toques de los años 20 estadounidenses, con un toque añadido de trama religiosa (muy al estilo de la que ya se pudo ver en su serie madre) y existencialismo por todos lados. La serie adolecía de cierta falta de ritmo y eso hizo que muchos de sus posibles espectadores dejaran la serie tras los primeros episodios, no ayudó demasiado el parón que hizo la cadena a mitad de temporada para levantar estas audiencias… Una pena porque podía haber sido algo más que un simple serie de ciencia ficción.

TERCER PUESTO

Rubicon. Es sin duda la gran sensación de esta temporada, por muchas razones. La primera temática: Es una serie de espías sin tiros, saltos de azoteas y gadgets supermodernos. El realto se centra en esos analistas que encerrados en un despacho se dedican a descifrar códigos y a elaborar estrategias para comunicarse con los aliados. La segunda que a pesar de sus bajos datos de audiencia (bajos incluso para AMC que nunca ha pedido a sus productos que obtengan grandes datos si son de calidad) y la tercera por su cancelación. La cancelación que ha producido una marea en la blogosfera que la ha elevado al Olimpo de la grandes series.

Para mi, no lo es. Es una gran idea, pero demasiado lenta. De hecho, ya comente que me parecía el paradigma de la falta de ritmo. Lo cierto es que calidad no le falta, que la temática es interesante y que puede llegarte a engancharte tras 9 0 10 episodios… Pero, es normal que una cadena no pueda permitirse que una serie se quede con unos datos paupérrimos a pesar de tener un grupo de seguidores muy fiel (aunque pequeño). Una serie, en mi opinión, debe entretener y Rubicon sólo lo hace tras unas cuantas horas de aburrimiento de manual… A pesar de ello (y sé que muchos críticos la situarían la primera en esta lista) es una triste cancelación por su originalidad y por su potencial.

 

SEGUNDO PUESTO

Stargate Universe. Heredera de la saga de ciencia ficción televisiva más importante (en cuanto a números) de los últimos años. Stargate regresó el año pasado con una apuesta distinta que se deshacía en parte de la aventura de la original (Stargate SG-1) y del costumbrismo de su hermana mayor (Stargate Atlantis) dando un tono más oscuro y más realista, dentro de que es un relato de ciencia ficción, a sus personajes y tramas.

Lo que para mi ha sido el mejor producto de la saga y que podía haber llevado a ésta a un nuevo horizonte, ha decepcionado a muchos de sus seguidores más fieles que querían más de los mismo. Esto ha provocado que tras dos temporadas Sy Fy haya decidido dar carpetazo a esta nueva aventura de Stargate y quedarse por primera vez en muchos años sin una serie de esta saga en su parrilla. Además, ha coincidido con la cancelación de la serie Cáprica, con lo cual su programación ha girado completamente dejando de lado a la ciencia ficción más pura. ¿Volverá Stargate con una cuarta serie o la saga habrá muerto tras tantos años dando guerra? El tiempo lo dirá, esperemos que éste no haya sido su cenit ni su epitafio.

PRIMER PUESTO

Lights out. Si me he decidido a hacer este “ranking” ha sido porque FX ha decidido cancelar esta serie. Hace tiempo definí a Lights Outs como la heredera natural de Friday Night Lights y al final, nos hemos quedado sin las dos. Las audiencias no han acompañado a este relato de un boxeador retirado que decide volver a los rings para recuperar su título y de paso solucionar los problemas económicos que su alto tren de vida le han provocado. La serie recoge el espíritu de los grandes clásicos del boxeo cinematográfico y estira el tiempo para darle más importancia al camino.

Este estiramiento es posible que haya sido el problema por el que las audiencias han decidido no acompañarle. FX es una cadena muy centrada en el público masculino en el que las series con un alto componente de acción (The Shield, Son of Anarchy o Justified)  han triunfado y triunfan entre sus espectadores. Lights Out a pesar de que pueda parecer por su argumento que cumple estas expectativas es más un drama familiar, un drama personal con ciertos toques violentos, pero no al nivel de su predecesoras. Es una lástima porque en otra cadena, con un público menos focalizado, podría haber sido un bombazo.

Anuncios

Mis cinco de… sustitutos para Friday Night Lights


Está feo sustituir cosas queridas por otras. Es como las mascotas. Yo lo sé, pero, en el mundo seriéfilo o televisivo la suerte que tenemos es que siempre podemos volver a disfrutar de nuestras series… pero el mundo catódico sigue avanzando y por ello, en estas líneas buscaremos sustitutos para llenar ese huequito que nos ha dejado la marcha de Friday Night Lights.

QUINTO PUESTO

Ahora o nunca. Hay pocas series con contenido deportivo en la televisión actual y mucho menos que no sean comedias. Por ello, Ahora o Nunca es una rara avis. La serie trata de un gimnasio en una pequeña ciudad americana dedicado por completo a la gimnasia artística. Las protagonistas son unas jóvenes atletas que dedican sus cortas vidas para llegar a ser olímpicas. El Rock, el gimnasio donde se desarrolla la historia es un centro de élite donde se entrenan algunas de las grandes promesas americanas.

La serie es mucho más adolescente y blanca que Friday Night Lights, pero tiene ese toque emocionante de las competiciones deportivas y algunas tramas, sobre todo las centradas en el deporte, son muy interesantes y hasta épicas. Por el resto, es un relato al uso de adolescentes hormonados con el impedimento del deporte para dar rienda suelta a sus instintos.

CUARTO PUESTO

Blue Mountain State. Es la hermana gamberra de FNL. La serie de Spike Tv, emitida por MTV en España, narra el día a día de un potente equipo universitario de Fútbol Americano, pero lo hace desde la perspectiva del Quaterback suplente, un talentoso jugador al que no le interesa ser titular. Alex Moran, que así se llama el prota, sólo quiere estar en el equipo para gozar de los privilegios en fiestas y ligar gracias a su posición de poder.

BMS es la versión footbolera de American Pie. Las tramas alocadas muchas veces no se relacionan directamente con el deporte, pero siempre acaba por volver al campo. De todas formas, de vez en cuando intenta aportar algo de la épica deportiva, aunque en muy pequeñas dosis. Descaro y desvergüenza en cantidades industriales y un poquito de balón ovalado para aderezar esta comedia de lo más gamberra.

TERCER PUESTO

Son of Anarchy. Aunque, en calidad para mi Son of Anarchy siempre estaría luchando por el primer puesto, en este caso para mi sería la tercera opción para sustituir a Friday Night Lights. Son of Anarchy nos cuenta  la historia, calificada por todo dios como Shakesperiana, de un grupo de moteros que llevan este nombre. Los SAMCRO (siglas del club) se dedican a la venta de armas mientras intentan mantener limpio su pueblo y controlar el negocio en toda su zona.

Y me preguntaréis… ¿Qué tienen que ver unos moteros duros con unos tipos que juegan con una pelotita? El desarrollo de personajes siempre tridimensionales, las relaciones adultas más basadas en los silencios que en las palabras y los dramas, en este caso violentos, muchas veces son excusas al igual que el fútbol en FNL, para algo más grande e interesante. De todas formas, Son of Anarchy es un acierto seguro aunque no sea la sustituta ideal para la serie.

SEGUNDO PUESTO

Parenthood. Puede parecer una serie familiar más, pero no lo es. Jason Katims, uno de los responsables de Friday Night Lights, es el  showrunner de esta serie que es una adaptación, la segunda, de una película de 1989. Esta producción que cuenta con un plantel encabezado por el maginífico Peter Krausse, la eterna chica Gimore, Lauren Graham y el carismático Dax Sheppard es mucho más que un mero entretenimiento familiar.

La serie nos acerca a los Braveman una gran familia (abuelos, varias parejas de padres y múltiples nietos). Con esta cantidad de personajes la serie es capaz de abordar un multitud de temas que van desde el autismo infantil, la adolescencia, la vida en pareja y temas mucho más pequeños. Lo mejor de la serie es la herencia en los diálogos de FNL. En su intensidad, en su fuerza y en su capacidad para sorprender. Los clímax son tremendamente emocionantes y sin duda es la heredera más directa de nuestra querida Fridays Night Lights. La serie goza de los mejores adolescentes que se han visto en la televisión en los últimos tiempos.

PRIMER PUESTO

Lights Out. Llevar Lights en el título era premonitorio. Uno de los mejores estrenos de esta temporada ha conseguido marcar un estilo propio en pocos capítulos y a la vez dejar ese regusto a la calles de Dillon que engancha. La serie narra la vida de un boxeador retirado con grandes problemas económicos. Esto provoca un gran drama en su familia ante la posibilidad de Patrick Leary tenga que volver a los cuadriláteros para salir de esta mala racha.

Este drama familiar recuerda por momentos a los Taylor y sus conversaciones con miradas. La señora Leary no es una cualquiera y es capaz de tumbar con su personalidad a un peso pesado y eso sin necesidad de gritarle. Las hijas contrapuestas aportan la adolescencia madura de Dillon y la vida del gimnasio y el universo pugilístico un nuevo mundo, en gran medida para el espectador, por descubrir y en el que emocionarnos. A la serie tal vez le falte algo de acción, pero cuando la tiene derrocha buen hacer y bastante emoción. La gran sustituta, sin duda.

En definitva, encontrar una sustituta para esta gran serie no va a ser fácil y lo ideal es repartir los elementos que tantos nos gustaban en varios productos… De todas formas, como hemos visto, tiene dignas sucesoras.

Lights Out no es Rocky, no es The Wrestler… ni lo pretende


Hoy, escritoconK inaugura sección: Premiere. En esta sección comentaremos los pilotos y estrenos de ciertas series que hayan cautivado mi atención. Y para estrenar sección he elegido un drama de FX, Lights Out. Es una serie que narra, o eso parece por el piloto, la vida y la posible vuelta al boxeo de Patrick “Lights” Leary, un luchador que llegó a ser campeón del mundo de los pesos pesados durante nueve meses y que perdió el título en un combate polémico que, por obra y gracia de su mujer, también supuso su retirada de los cuadriláteros.

La narración nos traslada a cinco años después de esta decisión en un momento en el que los problemas económicos acosan al protagonista. El argumento de inicio es muy parecido al que pudimos ver en Rocky IV, pero con una gran salvedad (a parte de que no hay ruso creaviudas) que es que esto es una serie y puede dar para mucho más.  A toda esta situación se une el estado de salud del protagonsita, que tras tantos combates su cabeza ha quedado tocada y recibe la noticia de que es posible que unos años, pueden ser pocos o pueden ser muchos, tenga alzheimer y que en cualquier caso en poco tiempo perderá facultades.

Es esa la pequeña diferencia que hace que Lights Outs no sea Rocky, no sea The Wrestler… es Breaking Bad con guantes y músculos. El conflicto es el mismo (en la serie de AMC, Walter White es un profesor de química al que le detectan un cáncer y decide cocinar meta-anfetamina para dejar dinero a su familia tras su muerte) ya que aquí, Leary recibe una oferta millonaria por una luchar contra el campeón, el mismo que le robó el título cinco años atrás… y es que Leary siemrpe ha sido el campeón moral de esa contienda y nuestro villano particular quiere callar bocas.

Por el momento, Leary ha rechazado el combate, pero todo parece indicar que es su destino ineludible… Su otra opción es convertirse en un matón, de lo que ya hemos visto muestras en este piloto. Aquí, es donde hemos podido presenciar uno de los elementos más notables de este episodio: El montaje. Recordando a algún capítulo de Los Soprano en la manera de contar los sucesos violentos, en flashback de manera contundente, llamativa y que te sumerge en lo que significa esos actos para el protagonista. Para ello, usa elipsis para saltarse esos momentos, que luego la serie recoge para un momento más adecuado… sólo por ello el episodio ya merece ser visto.

La familia

Pero, no toda la serie está centrada, aunque si en gran parte, en la vida deportiva del protagonista. Una buena parte del piloto lo ocupa su familia. Podríamos dividirla en dos: La que él ha creado, con su mujer, una médico que ha llegado a serlo gracias al apoyo de su esposo, y tres hijas, dos adolescentes y una niña. Durante, el primer episodio ya hay un primer enfrentamiento generacional con una de las hijas adolescentes… de momento, ha sido poco más que un desahogo cómico.

Por el otro lado familiar, la preestablecida, está su padre y antiguo entrenador, que sigue entrenando en el gimnasio familiar y que se siente culpable por no haber dejado que su hijo fuera por el K.O. en su último combate. Además, cuenta también con su hermano, un ex-luchador, que fue a la escuela de negocios con el dinero de su hermano y que lleva, de manera al parecer un tanto chapucera, las inversiones familiares… pero la relación que más me ha llamado la atención es la complicidad con su sobrino y la escena en la que el pequeño le pide que le enseñe a luchar.

10 millones por un combate… ¿Qué podemos esperar?

Tras solo haber visto el piloto, es difícil pronosticar nada… Lo fácil es aventurarse a predecir un combate por el título en el último capítulo de la temporada. No es una predicción descabellada, pero todo dependerá del ritmo que Justin Zackham, su creador y showrunner, haya decidido darle. Por ejemplo, en Breaking Bad no hay saltos temporales entre temporadas por lo que en las tres temporadas que lleva apenas han pasado un año desde el inicio de la narración.

Si esto sucede, el combate por el título podría tardar en llegar más de una temporada o no… Es difícil saberlo, de todas formas, la serie plantea una narración basada en el mundo pugilístico, pero sin vivir de él. Esto es que posiblemente no veremos demasiados combates, aunque por las promos parece que alguno habrá, y si muchos entrenamientos y relaciones que tiene que ver con el ring, pero no os esperéis un Friday Night Lights con un partido cada uno o dos capítulos.

En definitva, es pronto para juzgar la serie, pero todo apunta que será un baluarte de FX que sigue apostando por una ficción de calidad y distinta. Lights Out, a falta de que el resto de la temporada lo confirme, parece su tercer acierto consecutivo (Después de Son of Anarchy y Justified).

A %d blogueros les gusta esto: