Los reyes sin trono


Hace unos meses Comcast compró el conglomerado NBC Universal… y lo cierto que la cadena del pavo real ha hecho las cosas mal, pero no es menos cierto que La NBC es una cadena que se puede preciar de haber tenido algunas de las mejores series de la edad de oro de la televisión, de hecho, posiblemente sea la network con más series míticas en su haber… y también, con muchas que pudieron serlo y no les dejaron. Y no, no voy a hablar de ‘Studio 60’, terminaré por hacerlo, pero mientras os dejo el aperitivo de este post realizado por Patricia en su blog, al que poco hay que añadir. A la serie que me refiero es ‘Kings’.

‘Kings’ es una serie rara, rara, rara… e interesante (también repetido tres veces).  La serie está ambientada en el reino ficticio de Gilboa que está en una guerra perpetua o una paz tensa con sus vecinos. El reino está gobernado por Silas, un amado gobernante por el pueblo, pero que con los años se ha convertido en un tirano por el afán de continuar en el poder. Silas es un profundo creyente en una deidad monoteísta (muy al estilo cristiano). Además de creyente cree que se comunica con su dios y que este le responde mediante profecías, castigos y premios.

La serie utiliza con maestría las profecías, algunas de ellas verdaderamente emocionantes y rodadas con mucha clase. Como intermediario tiene al Reverendo Samuels que verá como su protegido durante todos estos años pierde el favor de su deidad, para otorgárselo a un joven Capitán Shepard que encarna todas las virtudes del buen gobernante… Entre ellas, la lealtad a su rey, el no querer gobernar y ser siempre fiel a sus principios. O lo que es lo mismo, el caballero de brillante armadura, que tendrá que debatirse entre sus ideales y las necesidades de un pueblo cada vez más oprimido. Además, por medio se cruzará un amor, la hija del rey, que le pondrá todavía más difícil la toma de decisiones.

Modernizando la biblia

La trama principal de la serie es muy parecida a la de ‘Sons of Anarchy’ durante sus dos primeras temporadas, diferenciándose mucho en el género. En ambas el protagonista es el elegido para llevar a su pueblo (club) a los buenos cauces, al origen donde todo era casi perfecto. En ambas, el malo no es malo porque sí, sino que nos muestran los motivos de su degeneración y aún podemos apreciar los restos de su carisma. Si ‘Sons of Anarchy’ es Hamlet modernizado, Kings es la biblia tercermilineria… Concretamente dicen que el libro de los reyes… pero mi ignorancia sobre las sagradas escrituras me impide confirmarlo.

La serie se inicia en plena guerra, cuando las tropas de Gilboa están siendo masacradas por la artillería enemiga. Los tanques Goliath amenazan con acabar con las débiles líneas de defensa. Cuando casi por error, siguiendo sus impulsos David Sheppard se encuentra en frente de uno de estos tanques y con un poco de habilidad y un mucho de suerte, destruye el tanque con una granada. La imagen del soldado haciendo explotar el gigante de metal da la vuelta al mundo y David se convierte un héroe y en consejero del rey. Nada extraño, de no ser porque las profecías empiezan a indicarle al reverendo que el joven militar debe ocupar el trono.

A partir de aquí, la trama empieza a girar alrededor de las intrigas de poder, las traiciones, las predicciones, bien aderezadas con flashbacks y con historias clásicas modernizadas a golpe de medios de comunicación e internet. Paparrazzi, fiestas de recaudación de fondos, se entremezclan con revueltas, muertes y viejos reyes encerrados en lo profundo de una mazmorra secreta. En definitiva, las historias que nos han contado siempre, traídas a hoy… en unos reinos que recuerdan al oriente medio.

‘Kings’ duró trece capítulos y no fue renovada tras unos discretos datos y los altos niveles de producción. Una cancelación que nos dejó por medio una serie llena de intensidad, épica y originalidad a punta pala. Si hubiera sido emitida por un canal de cable, posiblemente estaríamos hablando de una de las series más importantes de la segunda mitad de la década… pero no pudo ser. Para más señas, su creador es Michael Green que es guionista de diversos cómics de DC, de la próxima película de ‘Green Latern’ y de series como ‘Smallville’, ‘Heroes’, ‘Everwood’ o de mi adorada, de la que os hablaré otro día en esta sección, ‘Jack y Bobby’. En definitiva, si eres amante de las intrigas políticas con buenas dosis de épica esta es tu serie. Eso sí, debo advertir que las tramas no se cierran al final de temporada por lo que si la empezais puede que os quedeis con ganas de más.

P.D. Pensaba hablar de Crematorio en esta entrada, pero lo haré el lunes que viene con más tiempo para preparar el texto.

Mis cinco de… sustitutos para Friday Night Lights


Está feo sustituir cosas queridas por otras. Es como las mascotas. Yo lo sé, pero, en el mundo seriéfilo o televisivo la suerte que tenemos es que siempre podemos volver a disfrutar de nuestras series… pero el mundo catódico sigue avanzando y por ello, en estas líneas buscaremos sustitutos para llenar ese huequito que nos ha dejado la marcha de Friday Night Lights.

QUINTO PUESTO

Ahora o nunca. Hay pocas series con contenido deportivo en la televisión actual y mucho menos que no sean comedias. Por ello, Ahora o Nunca es una rara avis. La serie trata de un gimnasio en una pequeña ciudad americana dedicado por completo a la gimnasia artística. Las protagonistas son unas jóvenes atletas que dedican sus cortas vidas para llegar a ser olímpicas. El Rock, el gimnasio donde se desarrolla la historia es un centro de élite donde se entrenan algunas de las grandes promesas americanas.

La serie es mucho más adolescente y blanca que Friday Night Lights, pero tiene ese toque emocionante de las competiciones deportivas y algunas tramas, sobre todo las centradas en el deporte, son muy interesantes y hasta épicas. Por el resto, es un relato al uso de adolescentes hormonados con el impedimento del deporte para dar rienda suelta a sus instintos.

CUARTO PUESTO

Blue Mountain State. Es la hermana gamberra de FNL. La serie de Spike Tv, emitida por MTV en España, narra el día a día de un potente equipo universitario de Fútbol Americano, pero lo hace desde la perspectiva del Quaterback suplente, un talentoso jugador al que no le interesa ser titular. Alex Moran, que así se llama el prota, sólo quiere estar en el equipo para gozar de los privilegios en fiestas y ligar gracias a su posición de poder.

BMS es la versión footbolera de American Pie. Las tramas alocadas muchas veces no se relacionan directamente con el deporte, pero siempre acaba por volver al campo. De todas formas, de vez en cuando intenta aportar algo de la épica deportiva, aunque en muy pequeñas dosis. Descaro y desvergüenza en cantidades industriales y un poquito de balón ovalado para aderezar esta comedia de lo más gamberra.

TERCER PUESTO

Son of Anarchy. Aunque, en calidad para mi Son of Anarchy siempre estaría luchando por el primer puesto, en este caso para mi sería la tercera opción para sustituir a Friday Night Lights. Son of Anarchy nos cuenta  la historia, calificada por todo dios como Shakesperiana, de un grupo de moteros que llevan este nombre. Los SAMCRO (siglas del club) se dedican a la venta de armas mientras intentan mantener limpio su pueblo y controlar el negocio en toda su zona.

Y me preguntaréis… ¿Qué tienen que ver unos moteros duros con unos tipos que juegan con una pelotita? El desarrollo de personajes siempre tridimensionales, las relaciones adultas más basadas en los silencios que en las palabras y los dramas, en este caso violentos, muchas veces son excusas al igual que el fútbol en FNL, para algo más grande e interesante. De todas formas, Son of Anarchy es un acierto seguro aunque no sea la sustituta ideal para la serie.

SEGUNDO PUESTO

Parenthood. Puede parecer una serie familiar más, pero no lo es. Jason Katims, uno de los responsables de Friday Night Lights, es el  showrunner de esta serie que es una adaptación, la segunda, de una película de 1989. Esta producción que cuenta con un plantel encabezado por el maginífico Peter Krausse, la eterna chica Gimore, Lauren Graham y el carismático Dax Sheppard es mucho más que un mero entretenimiento familiar.

La serie nos acerca a los Braveman una gran familia (abuelos, varias parejas de padres y múltiples nietos). Con esta cantidad de personajes la serie es capaz de abordar un multitud de temas que van desde el autismo infantil, la adolescencia, la vida en pareja y temas mucho más pequeños. Lo mejor de la serie es la herencia en los diálogos de FNL. En su intensidad, en su fuerza y en su capacidad para sorprender. Los clímax son tremendamente emocionantes y sin duda es la heredera más directa de nuestra querida Fridays Night Lights. La serie goza de los mejores adolescentes que se han visto en la televisión en los últimos tiempos.

PRIMER PUESTO

Lights Out. Llevar Lights en el título era premonitorio. Uno de los mejores estrenos de esta temporada ha conseguido marcar un estilo propio en pocos capítulos y a la vez dejar ese regusto a la calles de Dillon que engancha. La serie narra la vida de un boxeador retirado con grandes problemas económicos. Esto provoca un gran drama en su familia ante la posibilidad de Patrick Leary tenga que volver a los cuadriláteros para salir de esta mala racha.

Este drama familiar recuerda por momentos a los Taylor y sus conversaciones con miradas. La señora Leary no es una cualquiera y es capaz de tumbar con su personalidad a un peso pesado y eso sin necesidad de gritarle. Las hijas contrapuestas aportan la adolescencia madura de Dillon y la vida del gimnasio y el universo pugilístico un nuevo mundo, en gran medida para el espectador, por descubrir y en el que emocionarnos. A la serie tal vez le falte algo de acción, pero cuando la tiene derrocha buen hacer y bastante emoción. La gran sustituta, sin duda.

En definitva, encontrar una sustituta para esta gran serie no va a ser fácil y lo ideal es repartir los elementos que tantos nos gustaban en varios productos… De todas formas, como hemos visto, tiene dignas sucesoras.

A %d blogueros les gusta esto: