Ha empezado la tercera generación de Skins… ¿o es la cuarta?


Por segunda semana consecutiva, empiezo hablando de Skins, pero esta vez de la original y su primer capítulo de esta tercera generación… ¿o es la cuarta? Esta duda, viene de haber visto el segundo capítulo de la versión MTV, pero hablaré de ello más adelante.

La tercera generación británica de Skins ha empezado con muy buen pie y es que el primer capítulo de la quinta temporada ha recuperado todo el encanto que el final de la segunda generación había hecho perder la serie. Y es que los Effy, Freddie y compañía eran personajes muy interesantes como demuestran algunos de los capítulos, maravillosos, de su paso por Skins, pero las relaciones establecidas entre ellos hicieron de la serie una sombra de lo que fue.

Repito, me gustaron mucho los personajes de la segunda generación, pero el trio Effy-Cook-Freddie acabó por fagocitar las tramas y hacer que la de los demás personajes fueran anecdóticas y sin importancia en una resolución final totalmente fuera del tono de la serie y es que creo que se les fue de las manos la locura de una Effy fuera de control y un Freddie sufriendo el mal del protagonista (Mi único problema son los problemas de los demás). Para nada, la segunda generación se puede comparar al fantástico juego de espejos que supuso la primera a pesar de la gran construcción de Cook, J.J. o la maravillosa pareja Emily-Naomi… El resto, ya ni los nombro porque son secundarios en una serie donde no debería haberlos.

El renacer de un gran serie

Aún es pronto para juzgar si esta nueva generación seguirá este mismo camino, pero por el momento, los personajes presentados son muy interesantes y pueden dar mucho juego. En cuanto, al capítulo en sí, nos presenta a Frankie una chica (no sabemos si es chica hasta 5 minutos empezado el capítulo) que lo ha pasado muy mal y que se ha mudado a Bristol desde Oxford donde era humillada constantemente por sus compañeros.

 

Es la hija adoptiva de dos ex-militares homosexuales que la tratan con todo el cariño del mundo. Me ha sorprendido, y agradado, que dentro de la incomunicación familiar no se extrema en demasía los estereotipos en estos personajes y no los ridiculizan como en temporadas anteriores. El ataque a los adultos parece, en principio, haber disminuido aunque siguen habiendo personajes fuera de toda norma, como su profesor.

Frankie muestra poco en el primer capítulo: Sus aficiones, su familia, pero casi no verbaliza nada. Su rostro muestra miedo y decepción anunciada, y se sorprende cuando recibe, por primera vez en su vida, cariño y amistad. Es el aperitivo perfecto de lo que puede ser un gran grupo, precisamente porque no son un grupo como tal. Al contrario, que la segunda que empezaba con un capítulo centrado en todos y que nos presenta a todos los protagonistas, en esta quinta temporada sólo nos muestran la vida de Frankie y a grandes rasgos, porque este personaje puede dar mucho que hablar…

Del resto sólo vemos pinceladas. El grupo de tres amigas formado por Mimi, creo que va a ser un fantástico personaje a lo Cook,  y sus secuaces Liv y Grace.. ambas muy bien definidas sin parecer una unidad. Lo que más me han gustado han sido los personajes de Richie, que protagonizará el segundo capítulo, que parece en principio un heavy, o similiar, pureta de la música con grandes dosis de inadaptación y su compañero de viaje, Alo, que parece que va a ser el gran desahogo cómico de la temporada. El último personaje que falta para cerrar el grupo es Nick, el novio de Mimi que casi ni ha aparecido en el capítulo salvo para ser el tipo tío popular de la clase/matón.

En definitiva muy buenas sensaciones en este inicio de temporada y de generación. Skins me ha vuelto a enamorar y ha hecho que tenga ganas de ver los ocho capítulos que formarán esta temporada.

Tea, le da brillo a Skins MTV

En el otro lado del charco, el remake de MTV continúa su camino con unas audiencias más bajas y con menos patrocinadores. Eso sí la ex-cadena de música ha anunciado que emitirá los diez episodios. Su segundo capítulo está dedicado a Tea, animadora lesbiana sustituta de Maxxie.

El episodio es bueno, salvo por la realización, y nos presenta a un personaje muy interesante más allá de su lesbianismo (¿Por qué ser gay debe ser una definición del personaje?). Tea es animadora, es lesbiana y libre. Le gusta ser libre, no tener dramas por su manera de pensar. Hija de un gran familia italo-tradicional con lazos de la mafia, Tea debe esconder su condición, a pesar de que ansia gritarla a los cuatro vientos. Especial atención a la escena final con la abuela.

Esto  me hace dudar si el desarrollo de la temporada variará de la original (¿Para qué utilizan los mismos personajes?) o será un mero pegote en la historia ya conocida, que es lo que  me temo. Por cierto y para terminar, el nuevo Tony es lo peor de la nueva serie… No tiene nada del original y tampoco aporta nada nuevo.

Anuncios

Skins vs Skins


Esta semana, se ha dado un hecho curioso: Se han estrenado tres adaptaciones de series británicas de éxito (Skins, Being Human y Shameless) en tres canales de cable americanos. De la tercera, Shameless no voy a hablar hoy porque no he visto la serie original… pero si de las otras y también he visto el piloto de la versión estadounidense de ambas. Empezamos con Skins.

Cuando Skins apareció supuso un soplo de aire fresco para la ficción adolescente que llevaba años sin un producto revolucionario y estaba estancada en los códigos más puritanos o más cercanos a la saga American Pie. No había termino medio… y sigue sin haberlo. Porque Skins supera con mucho a este tipo de comedias desfasadas y descontextualizadas y lo hace por el lado de la calidad. Easly y Britain, padre e hijo y creadores de la serie, crearon personajes complejos, interesantes y totalmente descontrolados.

Que los personajes puedan definirse con más de una frase hace que sus fiestas, que sus ida de olla, que sus meteduras de patas sean algo más que la excusa para unas risas a costa de los adolescentes de turno. Es uno de los grandes méritos de Skins. Para mí, el más importante.

Rompiendo estándares

Otro es, sin duda, la estructura narrativa. Cada capítulo se centra en uno de los protagonistas y nos da a conocer más de cerca como ve el mundo y el porque de sus acciones, ya sea a través de la familia o de su perspectiva de situaciones ya conocidas por el espectador. En la versión inglesa, esta estructura se convierte en un perfecto juego de espejos en los que nos vamos enamorando o atesorando un gran odio hacia un personaje hasta su capítulo donde todo cambia y se convierte en justo lo contrario.

El ejemplo más claro es Sid. Sid, para los que no hayan visto la serie, nos lo presentan como un personaje desastroso, sucio, sin ambiciones, el amigo de Tony, el tio guay del grupo, enamorado de su novia. Sid es ese segundón que nunca tendra importancia… Eso nos hacen creer hasta que llega su capítulo, donde descubrimos que este adolescente apocado es mucho más. Es un ser sensible que siente y padece cada desplante, y no sólo eso, es un personaje de los más interesante de la primera generación de la serie. El amigo fiel que se debate continuamente entre el amor platónico, el amor real y la lealtad a su amigo y todo ello en un entorno hostil.

¿Has dicho primera generación? Si, y esta es otra de las grandezas de las series. Skins es continuo riesgo de sus creadores y eso se agradece en la continua renovación de tramas y personajes. Cada dos años (los chicos tienen 16 hasta los 18 que se van a la universidad) la serie cambia de protagonistas y puede tener o no enlace con la generación anterior. Mucha gente ha criticado este sistema por simple cariño hacia sus personajes… Yo en cambio, lo alabo. Nadie acusará de cansinos a sus protas y a sus guionistas. Tal vez, la segunda generación no haya sido tan buena como la primera y habrá que ver la tercera para saber si puede acercarse a las dos anteriores, pero el riesgo se agradece.

En definitiva, Skins es riesgo y desverguenza y eso es lo que enamoró a los espectadores desde su inicio. Es cierto, que el sexo, las drogas y el alcohol ocupan buena parte de sus episodios, pero no giran alrededor de ellos y son una parte más de sus vidas. Es decir, la vida de un adolescente desde el prisma siempre exagerador de la televisión. Skins es transgresión, los adolescentes se equivocan… Sí, pero no son los únicos. Los adultos de la serie son una caricatura de si mismos y es que es una serie de adolescentes para adolescentes. Esto hace que su perspectiva sea única, porque Skins es innovación.

Solo desvergüenza

Riesgo, desverguenza, transgresión e innovación. De esas cuatro cosas el Skins de MTV sólo conserva la desvergüenza muy atenuada y aún así asociaciones de padres ya se han quejado. El capítulo piloto de la versión americana y el de la versión inglesa son casi calcados. Ambos tratan de Tony y establece la misma problemática y las mismas tramas… eso sí, con una realización infinitamente peor.

En el primer capítulo de la original, Tony era un personaje tremendamente carismático, el líder, el hombre a seguir. Vamos, que te pasabas todo el capítulo pensando en lo que mola Tony, que creo que era el efecto deseado, y todo era gracias a un gran guión y al casting. En la versión americana, Tony solo es un tipo guapo que no aporta casi nada al personaje. Lo normaliza y eso le hace perder frescura. Del resto de reparto poco se puede decir de momento, pero los pocos cambios introducidos por Easley en su aventura americana de momento no funcionan.

Estos cambios son algunos nombres como por ejemplo Sid se llama Stan… Además, Maxxi ahora es una chica lesbiana y animadora y Cassie ya no es anoréxica es… no lo sé… Tiene que ver con cuchillos.

¿Y ahora qué?

La versión americana de Skins, realizada por los mismos creadores que la original, es la muestra de como perder el encanto de un producto copiando sin adaptar. Una gran decepción, ¿Por qué en vez de copiar la primera generación no hicieron una genuina para MTV? ¿No hubiera sido mucho más interesante para el canal y para ellos mismos y por supuesto para el espectador? Y todo por no querer poner una serie con un acento distinto… nos hubiéramos ahorrado esta innecesaria copia. Esperemos que con el paso de los episodios se acabe por separar de su hermana mayor y veamos algo original aunque parece impensable.

El miércoles continuaremos con este repaso con la adaptación de Being Human, mucho más afortunada, por cierto.

A %d blogueros les gusta esto: